Pages

sábado, 20 de noviembre de 2010

Memoria selectiva

1 comentarios
Con el término del conflicto armado, los salvadoreños sepultaron su memoria, y así se lo inculcaron a las generaciones posteriores. La violencia hastió y dañó tanto que lo que el pueblo buscaba era olvidar y trabajar para recuperar todas aquellas pérdidas y dar un futuro digno a sus hijos. De ahí en adelante, funcionamos diariamente en modo automático y mientras algo no nos afecte directamente no alzamos nuestra voz o hacemos algo para cambiar.

Las empresas y los medios, conscientes de esto, sacan el mayor provecho de la situación. La muerte de Karen Yamileth Cordero es solo un ejemplo más de la importancia que le damos a la ética de las marcas que diariamente consumimos. A todos nos importa la reputación de Súper Selectos siempre y cuando tenga precios por debajo de la competencia, productos de alta calidad y además genere empatía con su público a través de su publicidad, y lo recordamos por ello.

¿Pero, qué es lo que pasa?

Cuando casi como secreto a voces se esparció la noticia de la trágica muerte de Karen en la sala de ventas de Mejicanos, ya que los medios prefirieron mantener su pauta y no informar a la población, en las conversaciones entre familia, amigos e incluso redes sociales se respiraba una indignación efímera que apenas hizo eco en 40 personas que sí han sido consecuentes en su pensar y actuar ante dicho evento.


El resto de nosotros, indiferentes ante la pérdida de una esposa, madre e hija, sigue cediendo ante las atractivas ofertas que Súper Selectos nos ofrece y nos basta con creer que son sensibles ante la situación de nuestro bolsillo; seleccionamos nuestras causas y evadimos cargar el pesar de los demás.

One Response so far

  1. Miguel says:

    la verdad que es triste pero es cierto; nos hemos comvertido en seres egoistas e insensibles. No podemos culpar solamente a la al sistema de esto, ese argumento es una justificación, todos somos culpables por no hacer nada para cambiar nuestra actitud ni cambiar el comportamiento de la sociedad, en tu publicación ese número, 40 personas habla mucho, de los más de 6 millones de habitantes que vivimos en el país y que de seguro una buena proporsión compramos en super selectos, solo 40 peronas han hecho algo para cambiar la situación. definitiva actuamos en modo automatico y somos insensibles, egoistas e inconscientes. Esto debe de cambiar. (me gusta mucho)

Leave a Reply

Seguidores