Pages

lunes, 31 de octubre de 2011

Alter egos en redes sociales

5 comentarios



Es curioso como se interactúa en el submundo de las redes sociales. Hay de todo. Desde gente común y corriente con sus existencia real a los extremistas que preferirían vivir su vida virtual, con seguidores que les celebran sus estupideces. Una muestra que carecen de afecto en su casa.

Por ejemplo, la semana recién pasada estuve en una reunión auspiciada por una cuenta de Twitter. Era una cena en agradecimiento a los aportes que ellos reciben de quienes le seguimos en su actividad diaria de reporte de tráfico. Me dio risa ver como una "celebridad" se rehusaba a dar a conocer su alias porque quería tener bajo perfil. Los miles de seguidores son solo, ¿para que? me pregunto.

Muchos parecieran salidos de una obra literaria del "Fausto" de Goethe, de "El retrato de Dorian Gray" de Wilde o de "El extraño caso del Dr. Jekill y Mr. Hyde" de Stevenson. Estamos en tiempos modernos, y el advenimiento de las redes sociales hacen que alguien se pueda esconder y despotricar a placer, se ve en Twitter y en menor medida en Facebook.

Los anónimos, a la sombra que proporcionan estos sitios abusan y llegan incluso a poner en peligro la estabilidad laboral de personas que actúan de buena fe. Se me viene a la mente profesionales como los periodistas, que no se prestan a juegos y que tanto su prestigio como su nombre corren riesgo de ser manchados por un inconsecuente de estos.

Esos cafres se sienten en una especie de séptimo cielo. Pueden dar rienda suelta a sus bajos instintos. Podrá sonar dramático pero es cierto. No es exageración. Ese otro yo o su personalidad oculta que mantienen a la sombra puede perjudicar a muchos y salir indemnes. Usar una identidad anónima online para dañar es cobarde. Si, el ambiente es idóneo, pero se debería de regular.

No deben tomarse estas líneas tampoco como una incitación a que proporcionemos nuestras identidades, santos y señas. No hay que irse al otro extremo, pues es sabido que conlleva demasiados peligros. Pero de eso a abusar de los beneficios que da la tecnología hay mucho trecho. Equilibrio, eso es lo que necesitamos. Como todo en la vida.

5 Responses so far

  1. Así pasa, y hay gente así en todos lados... :/ tan faltos de cariño

  2. Hay que tener algo en cuenta, un pseudónimo no es lo mismo que un anónimo. El anónimo tiene cero valor, aunque tenga la razón. El que cambia su nombre real por un nick puede ser utilizado también para poder discutir sobre un tema 'políticamente incorrecto' teniendo un poco de protección sobre su estatus laboral o seguridad personal. Siempre hay dos lados de una moneda.

  3. Anónimo says:

    Igual.. de vos Francia, sabemos todos lo que sos ahi en ese trabajo ;) y cómo llegaste...
    Es por eso que NOMBRE = conocido.

    Ah... eso de "la plática" parece que fue un gran chambre de viejas chismosas el que armaron ¿No tuiteros?

  4. Grecia Cuéllar says:

    Me parece muy buen blog. Quisiera ponerme en contacto con usted, a que correo electrónico puedo hacerlo?

  5. @LadyKitty ni modo, de todo hay :)

    @IP, nadie insinuó que quienes protegen su identidad como lo hacés vos, esten incluídos en este apartado. Va más para los que tiran la piedra y esconde la mano con una intención positiva de inferir daño.

    @Anónimo, no quiero suponer que quisiste dar a entender así que solo voy a decir que no entendí-

    @Grecia, puede contactarnos en el email del blog:

    ladosdelelefante@gmail.com


    A todos gracias por visitarnos

Leave a Reply

Seguidores