Pages

sábado, 13 de agosto de 2011

Deseos positivos

4 comentarios


Desde pequeño he notado que existen ocasiones en las que entro a un negocio vacío y de la nada, empiezan a llegar a consumir. Hago las veces de imán. Con mi mamá -con la que comparto esa cualidad- decimos que tenemos "buena espalda". Al ratito de llegar, entran al menos 3-4 personas que no estaban cuando habíamos llegado. En ocasiones me gustaría poder decir que cuando he tenido negocio me ha funcionado, pero no es así. O cuando no tengo entradas de dinero ir a ofrecer mis servicios para beneficiarnos tanto el dueño de un negocio "x" como yo.

Hay que verle la enfermedad al paciente. No es con truquitos de mentes sugestionadas como la mía que se va mejorar la situación económica del país. He de confesar que de eso sé poco, prácticamente nada. Lo que tengo es instinto de supervivencia, y ese no sirve de nada si no se puede dinamizar, y cuando se toma el pulso, tratando de averiguar si han mejorado las condiciones, la respuesta es la misma. Todo está para el tigre. Las ventas bajas y los centros comerciales y supermercados están a reventar. Consumismo, consumismo, consumismo. Leí un artículo que decía que el 65% de la población económicamente activa no ahorraba. Inclúyanme ahí, voy coyol quebrado, coyol comido.

Las instituciones gubernamentales no hacen su parte. No hay planificación, no hay ejecución. Todos corren como pollos sin cabeza. Los máximos responsables bloquean su visión con una densa capa de humo de faso con respecto a la sana autocrítica y, lo que es peor, la realidad misma. Es una pequeña muestra de la colección de desconceptos que manejan quienes llevan las riendas.

Las medidas anticrisis no sé si dan risa o pena ajena. Tiene que ser una mezcla de ambas. ¿Ponerle curitas a un paciente con cáncer, darle acetaminofén a alguien en coma; es así como nos vamos a levantar? No nos queda más que desear que nos vaya bien.

4 Responses so far

  1. mauxito says:

    :) voy a dejar mi primer comentario por aquí. Fijate que cuando yo trabajaba en un café en Tecla, siempre decíamos que no hay peor publicidad, que un negocio vacío. Siempre que está vacío, nadie va a llegar, porque da la impresión que está cerrado, o que es malo por eso nadie llega. Entonces, cuando hay más personas, más gente llega y eventualmente, a más personas, más se llena... Nosotros teníamos nuestra estrategia para lograr mantener al menos 1 persona sentada, que nos hiciera el truquito para que llegaran más :).

    A vos, entonces, no te tocan las veces de talismán. Te tocan las veces de valorudo, de meterte a un negocio a pesar que esté vacío. Y por ende, un cliente que consume, atrae más clientes que se interesan en consumir, y eventualmente se va llenando.

    De esa manera es que funciona el proceso de compra, la simple impresión de encontrar a alguien en un lugar te da la sensación de que el producto es consumible.

  2. Hey q buena onda! Gracias por pasar! Tiene sentido lo q decis, al ver mas gente es porq no es malo lo q se ofrece :D

  3. Anónimo says:

    No se le puede echar la culpa de todo al gobierno. Hay que hacer ver también hacia adentro y valorar porque a nivel personal vamos coyol caído, coyol comido ó por qué vivimos endeudados.

    Mucho se debe a que en general los salvadoreños sufrimos de una baja autoestima, por lo que necesitamos rodearnos de objetos que nos hagan sentir con valor como personas; ya sea blackberrys, iPads, etc. La única forma de conseguirlo es a través de deuda.

    Irónicamente también en este país la banca mantiene el absurdo planteamiento de restingir el crédito a las micro y pequeñas empresas, pero otorga a manos llenas dinero para consumo.

  4. Anónimo, concuerdo q no solo al gobierno le toca. Si dejaramos de ser tan dejados y esperar q nos resuelvan las cosas talvez progresaramos

Leave a Reply

Seguidores